5 Razones por las que tus documentos extranjeros no tienen validez en España

La legalización de documentos extranjeros en España sirve para dar fe de que dicho documento tiene los requisitos legales para que sea legal en nuestro país. A través de la legalización se le concede una validez legal, por consiguiente, al documento extranjero. Se valida tanto la firma como a la persona que ha firmado el mismo, de ahí la gran importancia de hacerlo.

5 Razones por las que tus documentos extranjeros no tienen validez en España

1) A no ser que exista algún convenio jurídico que exima de esa obligación, deberá legalizarse cualquier documento público extranjero para que tenga validez en España y cualquier documento público español requerirá ser legalizado para que sea válido en el extranjero. De esta forma, al legalizar documentos extranjeros, los países se aseguran de que no sea una falsificación.

2) Si no legalizas un documento, no servirá de nada en otro país salvo que exista convenio, tratado o acuerdo internacional que exonere su legalización -ocurre con pocos documentos-.

3) Estos documentos deben estar traducidos al castellano en base al artículo 36.1 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Común.

4) No tendrán validez sin un sello de la autoridad competente para el registro oficial de los intérpretes y traductores jurados, con el que se certifica que la persona que firma la traducción es un traductor jurado.

5) Si tus documentos no tienen validez, no tendrás derecho a utilizarlos aunque sea algo real.

¿Cómo legalizar documentos extranjeros en España?

Lo primero que has de hacer es entrar en https://www.traductorjurado.org/traducciones-juradas/traductor-jurado-de-ingles/. Después deberás saber que el requisito imprescindible que debe cumplir un documento extranjero para su legalización es que ha de ser un documento público, es decir, el organismo que lo emite es una autoridad pública, o bien, ser un documento de carácter privado que haya sido elevado a público por un notario.

Existen algunos documentos exentos de ser legalizados y otros que han de serlo obligatoriamente, en este caso, cuando el documento proviene o tiene como destino uno de los países que no son firmantes del Convenio de la Haya, el documento original siempre deberá legalizarse antes de proceder a su traducción.

El proceso de legalización es bastante complejo y a menudo resulta un rompecabezas, especialmente, si tenemos en cuenta que no existe un organismo único que se ocupe de legalizar todos y cada uno de los documentos que pueden ser objeto de este trámite, sino que según el órgano emisor, deberá seguir una vía u otra.

¿Se debe legalizar una traducción?

Las traducciones ejecutadas por un traductor jurado nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores español cuyo destino es España, no necesitan ninguna legalización posterior, ya que la propia firma del traductor es legal por sí misma y este ya está capacitado para dar fe de lo que ha escrito.

Después de este artículo ya conoces bien la necesidad de que los documentos extranjeros, para que sean válidos en España, deben contar con una traducción jurada.