6 razones para elegir un hotel en vez de un camping

Hemos visto como en los últimos años los campings se han convertido en una opción cada vez más demandada a la hora de escoger alojamiento para aquellos que apuestan por Cantabria como destino para las vacaciones de verano.

Como principales ventajas de los campings, hay que destacar por encima del resto que son una opción más económica, pero si continuamos analizándolos respecto a los hoteles, lo cierto es que el resto son inconvenientes, hasta el punto de que son muchos los que abandonan el camping antes de tiempo para trasladarse a un hotel.

Conscientes de ello y de que es posible que tengas serias dudas a la hora de decantarte, hemos decidido crear un post en el que te vamos a dar una serie de razones por las que apostar por los hoteles rurales en Cantabria antes que por los campings. Toma nota.

Económicos

Es cierto que es complicado que un hotel de calidad pueda competir con los precios de un camping, pero también es cierto que si la reserva se hace con tiempo y con paciencia, analizando todas las posibilidades disponibles, se puede conseguir una habitación a un precio excelente.

Comodidad

Hay que reconocer que los campings han mejorado mucho en los últimos años y que cada vez resultan más confortables para los usuarios, pero siempre sin llegar a las comodidades que es capaz de ofrecer un hotel.

Baño

Sin duda una de las principales ventajas de un hotel respecto a un camping, es el tener tu propio cuarto de baño en la habitación. No hay que olvidar que en un camping si quieres ir al baño, tendrás que desplazarte hasta los cuartos de aseo más cercanos, que en temporada alta, es probable que no estén precisamente cerca.

Ubicación

Es habitual que los campings debido a su gran tamaño estén bastante apartados del centro de las ciudades o de los lugares de interés. Algo que por lo general no suele ocurrir con los hoteles, que acostumbran a estar en zonas privilegiadas para la práctica del turismo.

Limpieza

Por muy limpio que esté un camping, que no dudamos de su limpieza ni mucho menos, hay que reconocer que un hotel siempre va a estar más limpio, o al menos debería. Hay que tener en cuenta que en un camping todos los usuarios comparten las mismas instalaciones, por lo que por muy eficaz que sean los servicios de limpieza, será complicado mantenerlos limpios, sobre todo en temporada alta.

Seguridad

También hay que destacar la seguridad de un hotel como una de sus principales ventajas respecto a los campings. Cuando tienes una reserva en un hotel, te garantizas que todo lo que dejes en el interior de tu habitación estará a buen recaudo, a excepción de una tragedia. Esto en un camping no se puede garantizar, ya que cualquiera podría acceder a tu tienda de campaña y hacerse con tus pertenencias.

Pues estas son para nosotros las 6 razones por las que apostar por un hotel antes que por un camping. ¿Se te ocurre alguna más? No dudes en compartirla con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *