¿Cuánto tiempo se tarda en instalar una piscina prefabricada?

La instalación de una piscina en nuestra vivienda nos proporciona unos excelentes momentos de ocio, sin tener que desplazarnos. Optar por una piscina prefabricada ofrece una serie de ventajas por las que cada vez más gente se decanta frente a las de obra.

El proceso de instalación de una piscina prefabricada es mucho más corto que el de una de hormigón. En unos pocos días la piscina ya está instalada y lista para poder hacer uso de ella encargando sus preparativos a un profesional experimentado.

Existen distintos tipos de materiales prefabricados para construir esta modalidad de piscinas. En el caso de las piscinas de fibra, debes saber que la balsa ya viene hecha en una pieza, por lo que hay que preparar el terreno para colocarla.

No se puede decir con exactitud cuántos días hacen falta para su instalación, dado que dependerá del terreno y del modelo de piscina que hayas elegido. Normalmente, en una semana el trabajo suele estar realizado.

Pasos a seguir para colocar la piscina de fibra en cinco días

Como norma general, se siguen los siguientes pasos para la instalación de una piscina prefabricada al uso. En un plazo de cinco días, como máximo, suelen estar totalmente instaladas.

El primer paso sería marcar el terreno en el que desees colocar la piscina. Tal y como ocurre con cualquier otra construcción, al tratarse de una estructura permanente y duradera, es aconsejable hacer un estudio previo del terreno.

Seguidamente, se procederá al vaciado de la zona que se ha marcado para su instalación. A través de una excavadora se retira la tierra abriendo el hueco necesario para colocar en él la pieza prefabricada. Se colocará un fondo de hormigón o graba sobre el que descansará la bañera de tu piscina.

El siguiente paso consiste en colocar y asentar la pieza, colocando la depuradora y todos los canales para el llenado y vaciado de dicha piscina.

Una vez que tenemos colocada la piscina, resulta necesario cerciorarse de que esté bien nivelada en el terreno para proceder a rellenar los huecos laterales con arena y compactarla correctamente.

Para finalizar la obra, unas vigas de hormigón marcarán el perímetro de tu piscina. Obviamente la decoraremos con aquellos acabados que más nos gusten, al igual que si se tratara de una piscina de obra.

Otras ventajas al margen del tiempo de instalación

Este tipo de piscinas reclaman un bajo mantenimiento, ya que son muy resistentes a la climatología. Incluso resisten a los terremotos, dado que aguantan perfectamente las vibraciones sin dañarse y sin que se formen fisuras en sus paredes.

Además, al estar construidas de una sola pieza resulta mucho más improbable que se produzcan pérdidas de agua debidas a la filtración.

Otro factor que puede animarte a decantarte por la piscina prefabricada es su precio, resultando mucho más económica que la piscina de obra. En gran medida, lo explica el significativo ahorro conseguido en los costes al acortar los días de instalación frente a la gran cantidad de horas que se necesitan para hacer una piscina convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *